Renombrarán esquina en el Alto Manhattan en memoria de Luis “El terror” Díaz

Luis Días

REVISTA 110.- NUEVA YORK.-  El sábado 8 de diciembre realizarán en el Alto Manhattan una ceremonia para  renombrar la esquina de la calle, 165 y avenida Ámsterdam en el Alto Manhattan, en honor al destacado músico dominicano Luis Díaz Portorreal.

La designación de la intersección, fue aprobada por el Consejo Municipal a iniciativa del concejal Ydanis Rodríguez, que representa el distrito 10 del Alto Manhattan en el hemiciclo municipal.

La ceremonia está programada para las 5:00 de la tarde y se espera la asistencia de autoridades locales, músicos, intérpretes, productores y activistas comunitarios en el tributo a Días.

“Con orgullo los invito a asistir a la ceremonia de renombramiento de la calle para honrar el legado de Luis “El Terror” Díaz, un artista de rock y folk nativo de la República Dominicana, que fue llamado El padre del rock dominicano”, expresó el concejal.

Luis Días Portorreal nació en Bonao, República Dominicana, el 21 de junio de 1952, de una familia que adoraba la música. Fue un cultor de la música y de los ambientes populares dominicanos. En los medios artísticos se le conoció como El Terror, por sus especiales maneras de interpretar la música, por sus mezclas agresivas de aires musicales diversos y por la sensibilidad musical que exhibía.

Díaz formó su propia banda a la edad de 16 años llamada “Los Chonnys”, antes de despegar y tocar para bandas como Convite y Madora en Santo Domingo.

Después de enseñar música tradicional dominicana en el Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York, regresó a la República Dominicana en 1982, creando la  conocida banda de rock dominicana “Transporte Urbano”.

Después de mucho éxito en la industria musical, Días se convirtió en el subdirector de La Casa de la Cultura Dominicana, una organización que promovió la cultura de República Dominicana en Nueva York en 1999, creada durante el primer Gobierno del doctor Leonel Fernández.

El amor infundado de Díaz a la música y la cultura dominicana lo convirtieron en una inspiración y un clásico referente para los amantes del rock dominicano, que lo llevó a surgir como uno de los grandes investigadores del folklor y gestor cultural.