Policía de NY ofrece recompensa por información sobre asesinos de gatos

REVISTA110.- NEW YORK.- Numerosos gatos están siendo secuestrados y asesinados en diferentes áreas del Alto Manhattan, mientras la policía del cuartel 33 está en busca de el o los responsables, ofreciendo una recompensa de $2,000 dólares por información que conduzca a la captura.

Los agentes de esa comisaría, han desplegado afiches en postes y otros sitios visibles en distintas zonas del Alto Manhattan, en los que detallan que los gatos del área están desapareciendo.

La uniformada, también  recuerda que los responsables de esos crímenes, se enfrentan a penas de cárcel y multas.

El cuartel, comandado por el capitán de dominicano Charlie A. Bello, pone a la disposición de los comunitarios los números (1800-577-TIPS) de la Unidad Alto al Crimen (Crimen Stoppers) y el (1212) 927-3200 para quienes tengan información concreta sobre los secuestradores y asesinos de los gatos.

Los gatos callejeros se ven deambulando especialmente en las noches en todo el Alto Manhattan y Harlem, paseando y comiendo al aire libre, gracias a los esfuerzos de residentes como las activistas Sherri Laurence, Sheila Massey y otros, que abrieron las primeras colonias exclusivas para ellos.

Ellas han establecido puntos de alimentación en estacionamientos, detrás de edificios de apartamentos en un jardín comunitario y fuera de una cárcel en la avenida Edgecombe, donde los oficiales de la prisión alimentan y bautizaron con nombres a  media docena de los gatos.

Massey, de 68 años de edad, maneja cinco colonias de gatos en un radio de dos cuadras desde su hogar en la calle 162 Oeste  y entre los que ayudan a mantener los gatos, figura  un clérigo de una iglesia católica del barrio.

La Sociedad de Protección Animal (ASPCA), dijo que  se asocia con grupos de colonias de gatos en toda la ciudad para ubicar a  más de 5,000 felinos al año, explicó Jesse Oldham, director administrativo senior de alcance comunitario de la entidad.

Los llamados esfuerzos de trampa-castración y liberación están diseñados para estabilizar la población de gatos de la ciudad mientras utilizan la destreza de las criaturas en el control de ratas, que en Nueva York superan por millares a los humanos.