Pese al rechazo internacional Maduro juramentará como presidente de Venezuela

REVISTA110.- VENEZUELA.- Pese al rechazo internacional manifiesto en los ultimos tiempos, Nicolas Maduro será juramentado este jueves como presidente Constitucional de Venezuela para el período presidencial 2019-2025.

Maduro recibirá la banda presidencial de manos del presidente del TSJ, Maikel Moreno, mientras muchos embajadores han decidido no acudir a la ceremonia.

La Asamblea Nacional Constituyente ya le hizo una primera juramentación el pasado 24 de mayo, ignorando a la Asamblea Nacional que se encuentra en desacato. La oposición habla de usurpación de cargo, porque los comicios fueron realizados sin la mayoría de los partidos opositores.

Los seguidores del Gobierno defienden el triunfo electoral del Presidente en las elecciones del año pasado. Ricardo Sánchez, Miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, expresó que la legitimad del Presidente no está relacionada con un acto político sino con la elección que tuvo lugar el año pasado.

Maduro asume otro periodo frente a una Venezuela que está sumida en una catástrofe económica sin precedentes en la que a los problemas de escasez se han añadido una hiperinflación desorbitada -el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una subida de los precios del 1.800.000% en dos años- y una dependencia de las clases populares de las ayudas del Gobierno. Estas son algunas de las causas de un éxodo que, según Naciones Unidas, se ha acelerado en los últimos meses y ya suma a tres millones de migrantes, de los que más de un millón se estableció en la vecina Colombia

En este contexto, Maduro, que en agosto sufrió un atentado con drones durante un acto militar, se emplea en demostrar que tiene el apoyo de potencias extranjeras.

A partir de este jueves, además, quedarán rotas las relaciones diplomáticas con al menos 13 países latinoamericanos, los integrantes del llamado Grupo de Lima. En la región, el chavismo sigue contando con el respaldo del presidente boliviano, Evo Morales, del cubano, Miguel Díaz-Canel, y el nicaragüense, Daniel Ortega. México se mantiene, en cambio, tibio y Andrés Manuel López Obrador insiste en una salida negociada a la crisis, aunque la oposición esté desactivada o ilegalizada.

En ese sentido Los países del Grupo de Lima, entre ellos Colombia, Brasil, Argentina, Canadá, Chile y Perú, prohibirán desde el viernes el ingreso en su territorio a altos cargos del régimen, empezando por el propio Maduro.