¿Pelota en el Sur?

REVISTA110.- SANTO DOMINGO.- Recientemente la cámara de diputados aprobó una resolución que solicita al presidente Danilo Medina la realización de un estudio en razón de conocer la viabilidad económica, social y cultural de una franquicia de béisbol en la región sur del país. Esta iniciativa fue propuesta por José Laluz, diputado del partido de gobierno, PLD.

Sin adentrarnos a los resultados que el estudio arrojará,hay que destacar que esta iniciativa aunque es noble, es totalmente inviable. Independientemente de que República Dominicana sea una fábrica de peloteros, la verdad es que no hay disponibilidad para una expansión, no en estas condiciones. Los equipos de la Liga Dominicana De Béisbol (LIDOM), se ven en la obligación de hacer de tripas corazón para gestionar sus equipos, todo esto a falta de los que montan el show, los atletas.

En nuestro país han pasado al profesionalismo más de cuatro mil peloteros en los últimos años 10 años, sin embargo, los que equipo que conforman la liga profesional, no tienen la disponibilidad necesaria para aglutinar un equipo con lo necesario para competir, razones? Sencillo, el evento es puesto en escena con elementos prestados, es decir, los jugadores de béisbol tienen dueño, y es Major League Baseball (MLB).

La cantidad y calidad de talento que tenemos nos permitiría tener una liga de 15 equipos, siempre y cuando el material humano sea de las franquicias locales, cosa que no sucede. Ojo.

¿Desde el estado se puede financiar la franquicia?

Si, pero en nada cambiaría el hecho de que los empleados tienen un empleador, y este último es una empresa extranjera. A MLB no le interesa que en República Dominicana haya una expansión, hay un convenio laboral entre la Federación de Béisbol del Caribe y MLB que delimita en las formas y condiciones que los peloteros bajo su control ven acción en las ligas caribeñas ¿Los diputados saben eso?

En un mundo ideal, nuestra liga profesional no necesitaría peloteros importados para el desarrollo de un buen espectáculo, pero por lo antes expuesto, hay una cuota hasta de 10 extranjeros. Partiendo de eso, desde la cámara de diputados deben redirigir su visión hacia el béisbol juvenil, no en una institución privada como la Liga Dominicana de Béisbol.

El béisbol de aficionados supone un drama social para nuestra nación, es bien sabido los vicios que hay en la industria beisbolera a falta de regulación. A diario nos toca leer de los inconvenientes que hay con los Prospectos, mismos que antes de llegar al profesionalismo enfrentan barreras inhumanas, muchas de las cuales el Estado es el responsable de que no sucedan.

Miles de niños con miras al béisbol profesional están exento de un sistema que garantice su integridad física y mental, como suponen la Ley General de Deportes 356-05.
Muchos de los involucrados se ven envueltos en problemas de dopaje, además no tener las condiciones necesarias para dar el salto al profesionalismo. Ahí es donde los diputados están obligados a mirar, el hecho de que el sur tenga una franquicia profesional en nada resuelve los problemas de esa región.

¿Saben los diputados que niños de 11 y 12 años abandonan la escuela tradicional, para ir a un sistema escolar donde reciben clases un día a la semana?, y peor aún, en muchos caso estando «libres» es decir, no es necesaria la presencia en las aulas para cursar sus estudios.

¿Qué probabilidad tiene un joven de insertarse a la sociedad de manera exitosa cuando abandona sus estudios a los 11 años? Este sí que es un tema a resolver.