Naciones Caribeñas intensifican diálogo sobre seguridad regional

Revista 110, Santo Domingo. El ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas, inauguró hoy junto a la embajadora de Estados Unidos, Robin Bernstein, y el Director de Programas de la Comunidad del Caribe (CARICOM), Towyne Stephenson, el Noveno Grupo Técnico de Trabajo sobre “Juventud, Mujeres y Poblaciones Vulnerables: Camino Hacia la Paz y la Justicia”, en el marco de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe auspiciada por la nación norteamericana.

Durante la reunión, que se celebra del martes 11 al miércoles 12 de junio en el Centro de Convenciones del Ministerio de Relaciones Exteriores (MIREX), las naciones del Caribe, con la cooperación del gobierno de los Estados Unidos, intercambiarán experiencias alrededor de estudios, reportes y casos relacionados a problemáticas de seguridad en esas poblaciones, elaborados por agencias gubernamentales vinculadas. El acto, que inició con las palabras de Stephenson, contó con la asistencia del procurador general Jean Rodríguez y las ministras de la Mujer, Janet Camilo y de la Juventud, Robiamny Balcácer.

Al pronunciar las palabras centrales, el Canciller Vargas dio la bienvenida a las delegaciones, invitados y expertos nacionales e internacionales, y resaltó la importancia de República Dominicana ser sede regional de un encuentro orientado a debatir y proponer soluciones efectivas sobre las políticas y acciones contra el crimen, la violencia juvenil y de género.

“El gobierno Dominicano, una vez recibida la solicitud que nos hiciera el gobierno de los Estados Unidos a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) para acoger este importante evento, dio respuesta rápida y entusiasta, y en esta ocasión agotaremos una amplia y bien documentada agenda de trabajo durante los próximos dos días y medio”, expresó el Ministro de Exteriores.

Miguel Vargas señaló que República Dominicana y sus agencias vinculadas a los sectores de desarrollo social, no han sido ajenas a los problemas, amenazas y retos que afectan en común a las poblaciones de todos los territorios insulares del Caribe.

Explicó que en ese sentido, y como resultado de su participación en anteriores Grupos Técnicos de Trabajo de la CBSI en los años 2013 y 2014, el país reafirmó, junto a una amplia presencia de los países del Caribe, su compromiso en continuar trabajando a través de los proyectos y programas gubernamentales en el combate al crimen y a la violencia contra la mujer, los jóvenes y la población en general, con el apoyo de organismos de cooperación externa como la USAID.

El Canciller Vargas expresó votos porque las jornadas del Noveno Grupo Técnico de la CBSI sean productivas y “generen un resultado exitoso a favor de nuestra juventud, mujeres y hombres, víctimas inocentes del crimen y la violencia”.

De su lado, la Embajadora Bernstein señaló que los Estados Unidos está comprometido con los países caribeños para juntos prevenir el crimen y la violencia, ya que el grupo técnico de trabajo busca fortalecer la capacidad de los gobiernos para alcanzar prácticas de seguridad efectivas e integradas para toda la región.

En la Conferencia del Grupo de Trabajo CBSI participan representantes de Antigua y Barbuda, Barbados, República Dominicana, Granada, Guyana, Jamaica, Santa Lucía, San Vicente, las Granadinas y la isla de St. Kitts y Nevis.

Sobre la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI) Estados Unidos y los países del Caribe trabajan juntos por medio de la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe (CBSI por sus siglas en inglés) para combatir el tráfico de drogas así como otros delitos transfronterizos que amenazan la seguridad regional.

La alianza busca profundizar la cooperación regional, reducir de manera importante el tráfico ilícito; aumentar la seguridad y el bienestar públicos, fomentar la justicia social y la cooperación regional.

Por medio del diálogo continuado en grupos de trabajo técnicos, los países socios de la CBSI han identificado colectivamente varios aspectos prioritarios que incluyen la creación de una red de intercambio de información regional, la mejora de la coordinación marítima para la interceptación y el desarrollo de capacidad de formación regional.

De igual forma, la aplicación de reformas correccionales, la mejora de prácticas de sostenimiento y mantenimiento de activos, así como abordar el problema del tráfico ilícito de armas de fuego.