Mujeres embarazadas con cáncer de mama pueden tratarse sin dañar a su bebé

embarazadas”, dice el doctor Luis Arturo Hernández López.

El jefe de la división de ginecología y servicio de oncología ginecológica del Instituto Nacional de Perinatología (Inper) subraya que anteriormente se pensaba que tener cáncer durante el embarazo era sinónimo de perder al bebé o inducir un aborto para poder tratar la enfermedad.

Sin embargo, en la actualidad ya no es así pues “hoy en día uno de los intentos primordiales que hacemos es tratar de mantener la vida del feto y no arriesgar la de la mamá”, declara.

El especialista añade que en ocasiones interrumpen el embarazo prematuramente para que tanto la madre como el bebé estén a salvo. “Cuando la mamá está cerca del término del embarazo o el bebé ya logró alcanzar una edad en la que puede sobrevivir naciendo prematuramente, interrumpimos el embarazo para atenderlo en la terapia intensiva o intermedia y logre una supervivencia sin secuelas” acota el doctor.

Señaló que, en México, el Inper atiende los casos de las mujeres embarazadas que padecen cáncer de mamá para tratar su enfermedad y al mismo tiempo, preservar la vida de sus bebés. Hernández López señala que al año esta institución atiende a cerca de 50 pacientes con algún tipo de cáncer, de las cuales aproximadamente 15 padecen cáncer mamario.

“En Perinatología atendemos una pequeñísima parte, pero tenemos la peculiaridad de que las pacientes con cáncer mamario son mujeres jóvenes por debajo de la edad promedio del diagnóstico, de entre 30 y 45 años, muchas de ellas coinciden con el embarazo”, indica.

El doctor explica que lo más importante es corroborar el diagnóstico y “poder definir la gravedad de la enfermedad de la madre y qué tan factible es conservar el embarazo sin arriesgar la vida de la mamá”.

El especialista detalla que en la actualidad los tratamientos de quimioterapias son efectivos y no dañan al feto de las pacientes embarazadas.

Agrega que incluso se han realizado exámenes en fetos, recién nacidos e hijos con mayor edad de las madres que tuvieron cáncer y recibieron quimioterapia. Señala que se debe “mantener una vigilancia muy estrecha del bebé para que siga creciendo saludablemente.

Esto es justamente lo que hacemos como especialistas de cáncer y embarazo”, apunta. El especialista advierte que en México más del 50 % de los casos de cáncer de mama se diagnostican en una etapa avanzada, lo mismo sucede con las embarazadas por lo que aconseja que durante esta etapa las mujeres se hagan revisiones periódicas en los senos.

“Las embarazadas deben conocer que cualquier alteración que detecten en sus senos durante esta etapa requiere de atención médica, estar encinta no las vuelve inmunes”, aclara.

Del mismo modo indica que deben acudir a una segunda opinión si detectan alguna anomalía. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se detectan 1,38 millones de nuevos casos de cáncer de mama en el mundo, y 458,000 pacientes mueren por esta causa.

La Sociedad Americana de Cáncer indica que el cáncer de mama se diagnostica apenas en una de cada 3,000 mujeres embarazadas.