Montalvo: fallo sobre terrenos Bahía de las Águilas abre puertas para desarrollo en Pedernales

REVISTA 110.- SANTO DOMINGO.- El Gobierno dominicano informó este viernes que la Suprema Corte de Justicia falló a favor del Estado sobre el recurso de casación del caso de Bahía de las Águilas, por lo que 362 millones de metros cuadrados que habían pasado a manos particulares por vías fraudulentas han retornado a ser propiedad pública.

En ese sentido, el ministro administrativo de la presidencia Gustavo Montalvo en rueda de prensa indicó, que la decisión los ha llena de satisfacción y es el paso definitivo para el desarrollo que necesita la provincia Pedernales.

«Esta sentencia definitiva no solo nos llena de satisfacción porque se ha hecho justicia, sino también porque nos abre las puertas para dar el impulso definitivo a los diversos proyectos que necesita y merece la provincia de Pedernales, entre ellos el anhelado desarrollo turístico sostenible que entendemos mejorará la condiciones de vida de la región Suroeste», manifestó Montalvo.

El funcionario añadió que con este paso, la justicia ha triunfado definitivamente y queda totalmente desmontado el fraude que hace años se cometió con estos terrenos en Pedernales.

El Gobierno dominicano extendió un reconocimiento a las abogadas de Estado, Carmen Josefina Lora (Piky) que inició el proceso de defensa de los terrenos en 1997 y su hija Laura Acosta quien llevaba el caso desde 2013.

Además destacó la labor del poder judicial que mostró «su alto grado de compromiso, responsabilidad e independencia en cada uno de los fallos».

El ministro finalizó diciendo que la sentencia le llena de orgullo y muestra el verdadero camino para defender la Patria: el camino de la perseverancia, la defensa de la ley y el trabajo bien hecho.

Se recuerda que en entre 1992 y 1995 varios funcionarios del gobierno de entonces y del registro de títulos de Barahona, en contubernio con algunos allegados, generaron títulos irregulares a favor de particulares, incluyendo terrenos del Parque Natural Jaragua, violando así tanto las leyes inmobiliarias como las leyes medioambientales.