Más de mil millones de personas en el mundo viven con deficiencia visual

REVISTA110.- La Organización Mundial de la Salud advirtió este martes que más de mil millones de personas padecen deficiencias visuales debido a que no recibieron la atención adecuada para el tratamiento de enfermedades como la hipermetropía, el glaucoma y las cataratas.

Según concluye el primer Informe mundial sobre la visión, publicado en vísperas del Día Mundial de la Vista que se celebra el 10 de octubre, el aumento de la deficiencia visual se debe a una combinación de factores como el envejecimiento de la población, los cambios en los estilos de vida y el acceso limitado a la atención oftalmológica.

El problema de la deficiencia visual es una adversidad que, según palabras del doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización, está muy extendido y sigue sin tratarse frecuentemente.

“Las personas que necesitan atención oftalmológica deben poder recibir tratamientos de calidad sin padecer privaciones económicas. Incluir la atención oftalmológica en los planes nacionales de salud y en los programas asistenciales es una parte importante del progreso de cada país hacia la cobertura sanitaria universal”, destacó.

Al mismo tiempo consideró “inaceptable” que 65 millones de personas sufran ceguera u otros problemas visuales “cuando su visión podría corregirse de la noche a la mañana con una operación de cataratas”, o cuando “más de 800 millones” sufra adversidades para efectuar sus actividades cotidianas porque no tiene a su alcance unas gafas.

Así, de los 2200 millones de personas que la Organización Mundial de la Salud estima que sufren deficiencia visual o ceguera, al menos 1000 millones tienen una carencia visual que podría haberse evitado o que todavía no ha sido tratada.

El estudio también destaca la necesidad de llevar a cabo una mayor integración y coordinación de los servicios nacionales de salud, especialmente a nivel de atención primaria, para garantizar la atención oftalmológica de un mayor número de personas mediante la prevención, la detección precoz, el tratamiento y la rehabilitación.

El responsable del área de ceguera y deficiencia visual de la Organización Mundial de la Salud, el doctor Alarcos Cieza, recordó que millones de personas sufren este tipo de problemas “y no pueden participar plenamente en la sociedad porque carecen de acceso a servicios de rehabilitación. En un mundo construido en base a la capacidad de ver, los servicios de atención oftalmológica, incluida la rehabilitación, deben proporcionarse más cerca de las comunidades para que las personas alcancen su máximo potencial”.