Mariano Rivera, Edgar Martínez y Roy Halladay fueron exaltados al Salón de la Fama del Béisbol

REVISTA110.- EE.UU.- – El panameño Mariano Rivera, el puertorriqueño Edgar Martínez y el fenecido Roy Halladay fueron exaltados el domingo  al Salón de la Fama del béisbol.

Después de un detallado discurso en inglés sobre su trayectoria en el béisbol profesional, Rivera, se dirigió a Panamá y a América Latina. “Para mi Panamá querida. Algo especial que aprendí a hacer fue siempre donde iba, representar a Panamá y dar lo mejor de mí por Panamá”, dijo.

Rivera, es el segundo panameño exaltado al Salón de la Fama después de Rod Carew en 1991. 

De su lado Edgar Martínez no perdió tiempo para hablarle directamente, en español, a los puertorriqueños tanto en Cooperstown para la exaltación del ex estelar de Grandes Ligas como para los tantos boricuas viendo por televisión y los fans de habla hispana en sentido general.

En su discurso de exaltación, el otrora astro de los Marineros de Seattle se estrenó como inmortal de Cooperstown con un mensaje para su pueblo en Puerto Rico.

“Mi gente de Dorado y mi barrido de Maguayo, un abrazo”, dijo. “Mi historia es sencilla: Criado en un barrio rodeado de gente humilde, con buenas intenciones. Yo me beneficié de la calidad de los seres humanos que viven en el barrio de Maguayo, Dorado, Puerto Rico. Soy bien afortunado de haber sido criado en Maguayo. Gracias, mi gente. Los quiero mucho y nos vemos pronto”.

Martínez no dejó de rendirles honor a los otros puertorriqueños vivientes en el Salón de la Fama presentes en Cooperstown: Orlando “Peruchín” Cepeda, Roberto Alomar e Iván “Pudge” Rodríguez.

En cuanto a Halladay  su viuda, Brandy, se encargó de dar el discurso y tuvo que contener las lágrimas al hablar. Halladay tenía 40 años cuando falleció en un accidente de aviación en noviembre de 2017.

«Sabía que iba a llorar en algún momento. Es abrumador la cantidad de gente presente”, dijo Brandy. “Estoy muy agradecida que estén aquí. No puede contarles cuántos abrazos he recibido. Me han dado tanto amor y amistad. Estoy muy agradecida”.

Halladay registró una marca de 203-105, efectividad de 3.38 y 2.117 ponches en 416 juegos en la temporada regular. También dejó una foja de 3-2 con efectividad de 2.37 en cinco aperturas de postemporadas, todas con Filadelfia. Acumuló 67 juegos completos, 20 con blanqueadas.

Pasó sus últimas cuatro campañas con los Filis y 12 temporadas con los Azulejos entre 1998-2009, convirtiéndose en apenas el segundo lanzador en la historia de las mayores en tirar un juego sin hits en la postemporada, al abrir la serie divisional de la Liga Nacional de 2010 con uno ante los Rojos de Cincinnati, en la que fue su primera salida de playoffs en su carrera. También lanzó un juego perfecto en esa temporada.