La importancia de una gestión sostenible en el ámbito hotelero y turístico en RD

REVISTA110, SANTO DOMINGO.- En los últimos años, hemos escuchado cada vez con mayor frecuencia la palabra sostenibilidad en el sector turismo. Este concepto, que promueve el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado medioambiental y el bienestar social, es fundamental para garantizar el desarrollo de un país. De hecho, en países como la República Dominicana, donde indudablemente el sector turístico es la principal fuente económica; un turismo diseñado y administrado de forma responsable ayuda a preservar el patrimonio natural y cultural del que depende, y a la vez aporta valor, tanto en beneficio del destino como de las comunidades de acogida.

La Estrategia Nacional de Desarrollo (END) es en sí una estrategia de desarrollo sostenible. Según el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), la END “se sustenta en la visión de país que los dominicanos quieren para 2030, y en cuatro ejes estratégicos que van en consonancia con la definición de desarrollo sostenible; entre ellos 1) Contar con un Estado social y democrático de derecho, 2) Una sociedad con igualdad de derechos y oportunidades, 3) Una economía sostenible, integradora y competitiva; y 4) una sociedad de producción y consumo ambientalmente sostenible adaptada al cambio climático”.

El MEPyD lo tiene claro: la visión de la Nación a largo plazo se logra a través de políticas públicas que fomenten y refuercen valores que propicien la cohesión social y el desarrollo colectivo.

El reciente Informe Nacional Voluntario (INV) que presentó el MEPyD a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), plantea que el turismo, “como una de las actividades centrales de la economía y la principal generadora de divisas, ha venido creciendo sistemáticamente en un 10.6% en los últimos cuatro años, aunque debe diversificarse y hay que velar más por su sostenibilidad ambiental”.

El informe resalta que la República Dominicana debe fortalecer el diseño e implementación de mecanismos “que reduzcan los efectos del turismo sobre las costas y los ecosistemas costeros, los acuíferos subterráneos, el uso intensivo del recurso agua y la contaminación derivada de una inadecuada gestión de residuos”.

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) promueve que, tanto los funcionarios responsables como las empresas turísticas, incorporen los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus operaciones comerciales y políticas de inversión; y recomienda que todas las partes interesadas participen en acciones que aprovechen la contribución del turismo y mitiguen los efectos adversos del sector.

Algunos ejemplos internacionales de compromiso empresarial con la sostenibilidad es el caso de Palace Resorts. Esta empresa turística, que próximamente se incorporará en las comunidades costeras de la región Este del país, presentó recientemente en una de sus vistas públicas sus políticas de sostenibilidad. Como empresa, cuentan con su propio Sistema de Gestión Ambiental y tienen el compromiso de crear fuentes de trabajo en aquellas zonas donde se establecen, dando preferencia a la adquisición de bienes locales. Además, lleva a cabo acciones de reducción en el consumo energético a través de programas permanentes de uso eficiente del agua, ahorro de energía, reciclaje de residuos y protección de la fauna y la flora.

Otras de las movidas recientes de Palace Resorts, ha sido su reacción frente a las amenazas de sargazos en playas de México, también muy comunes en nuestras playas. Sus acciones de responsabilidad ambiental para el tratamiento del sargazo, han sido ejemplo de éxito en la gestión sostenible de un destino; tanto así que el método ha servido de modelo para otras empresas turísticas e instituciones gubernamentales de este vecino país.

¿Por qué esto es importante? Porque una empresa sostenible no espera a que las autoridades reaccionen frente a una crisis medioambiental, sino que reconoce que ésta es una responsabilidad mutua, y actúa en alianza con otras organizaciones privadas y públicas para mitigar el problema. Una empresa sostenible implementa medidas para la reducción del consumo energético y del agua, protege el entorno natural, capacita a sus empleados y contrata proveedores locales, aportando a la generación de empleo y riquezas, y beneficiando el desarrollo social y a la preservación del medioambiente.

La gestión sostenible del turismo dominicano además diversificaría nuestra oferta, atrayendo un tipo de turista diferente, con gran sensibilidad hacia la naturaleza, la cultura, la gastronomía y el estilo de vida de la comunidad anfitriona; y a la vez aportando a nuestra meta país de alcanzar los 10 millones de turistas.