Jornada de protestas en Irak deja al menos 37 muertos

REVISTA110.- IRAK.- Irak vivió el jueves una de las jornadas más sangrientas en dos meses de protestas contra el poder, con la muerte de al menos 37 manifestantes, principalmente en el sur, donde prendieron fuego a edificios públicos.

La sangrienta represión de las fuerzas del orden contra los manifestantes llevó al primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, a destituir al comandante militar que había nombrado horas antes para restablecer el orden en Nayaf (sur), donde el consulado de Irán fue pasto de las llamas.

La ciudad, que es un símbolo histórico de las luchas sociales en el país, estaba bajo toque de queda rodeada por las fuerzas de seguridad.

Desde el inicio del movimiento, el pasado 1 de octubre, ha habido cerca de 390 muertos y unos 15.000 heridos, según un saldo elaborado por la AFP a partir de fuentes médicas y policiales.

En Nasiriya, de donde es oriundo el primer ministro, 25 manifestantes murieron oficialmente y más de 250 resultaron heridos en solo unas horas, según fuentes médicas.

Ante el recrudecimiento de la violencia, las autoridades nacionales estaban recurriendo a militares para hacer frente a un movimiento que no desiste.

Los manifestantes consideran que el sistema político instaurado por los estadounidenses que derrocaron el régimen de Sadam Husein en la invasión de 2003 no da más de sí.

Sobre todo, por la influencia creciente de Irán y de su poderoso emisario para asuntos iraquíes, el general Qasem Soleimani, encargado de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución.

Los iraquíes reclaman una reforma profunda del sistema político y la renovación total de una clase dirigente corrupta e inepta. Oficialmente, 410.000 millones de euros han sido desviados en 16 años, es decir, el PIB completo de dos años.