Informe de la UNESCO revela que el mundo necesita mujeres científicas

REVISTA110.- Los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), revelan que muchos de los grandes problemas que afronta el mundo pueden quedar sin resolverse por la falta de incentivos de muchas mujeres y niñas para estudiar carreras científicas.

De acuerdo a los datos, menos de un tercio de las estudiantes eligen carreras vinculadas a ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas, y que solo un 3% escoge carreras relacionadas con la tecnología de la información y las telecomunicaciones.

La inteligencia artificial se está convirtiendo en una disciplina importante, donde se ha identificado la diversidad como un elemento crucial para asegurar que esté exenta de prejuicios de género. Sin embargo, el Foro Económico Mundial señala que sólo el 22% de los profesionales en esta área son mujeres.

Esta desigualdad en las ciencias se produce por varias razones, desde priorizar este tipo de educación en los niños, a los prejuicios de género y estereotipos, pasando por la brecha digital mundial (la separación que existe entre los países que tienen más acceso a internet y sus servicios y los que menos), que castiga desproporcionadamente a las niñas y las mujeres.

La magnitud en que el mundo sigue perdiendo potencial científico femenino se vuelve aún más evidente si nos fijamos en la extraordinaria contribución de las mujeres en los avances científicos y, que a menudo, se pasan por alto.

Valgan como ejemplo Marie Curie, la pionera en computación Ada Lovelace, la científica de la NASA Katherine Johnson y muchas otras más cuyo trabajo continúa pasando desapercibido.

Aunque las mujeres todavía se enfrentan a numerosos obstáculos que nos les permiten alcanzar su pleno potencial en las ciencias, Lisa Harvey Smith piensa que, para muchas mujeres, las barreras son sociológicas y psicológicas, pese a estar desapareciendo.

Harvey Smith, que se graduó como astrónoma, es profesora de Práctica en Comunicación Científica y embajadora del Gobierno de Australia para las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas.

En una entrevista exclusiva con ONU Noticias, la profesora Harvey Smith destacaba que, con el asesoramiento, las redes y el apoyo adecuados, las mujeres pueden «atravesar el techo de cristal» y hacer «un trabajo sensacional».