Hoy se conmemora el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos

REVISTA110.- El 19 de junio de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Sexual en los Conflictos, con el fin de concienciar sobre la necesidad de poner fin a la violencia sexual relacionada con los conflictos, honrar a las víctimas y los supervivientes de la violencia sexual de todo el mundo y rendir homenaje a los que han dedicado su vida a luchar para acabar con este tipo de delitos.

La fecha fue elegida para conmemorar la adopción, el 19 de junio de 2008, de la resolución 1820 (2008) del Consejo de Seguridad, en la que el Consejo condenó la violencia sexual como una táctica de guerra y un impedimento para la consolidación de la paz.

Este 2019 marca el décimo aniversario del establecimiento del mandato y la Oficina de la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia Sexual en los Conflictos.

Durante esta última década, ha habido un cambio de paradigma en cómo la manera de entender el flagelo de la violencia sexual como amenaza para la paz y la seguridad internacionales. Además, sigue siendo esencial reconocer y abordar la desigualdad de género como la causa y el motor de la violencia sexual en tiempos de guerra y paz.

Los efectos de la violencia sexual vinculada a los conflictos, sufridos tanto en supervivientes como en sus hijos, se dejan sentir durante generaciones debido al trauma, el estigma, la pobreza, los problemas de salud y los embarazos no deseados.

En un esfuerzo por contrarrestar estos efectos, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 2467 el 23 de abril de 2019 que respalda un enfoque centrado en el superviviente, la prevención y la respuesta ante la violencia durante el conflicto en sí, y el periodo posterior al conflicto.

El enfoque centrado en el superviviente tiene varias facetas, entre ellas: asistencia médica y psicosocial, atención de salud sexual y reproductiva, apoyo educativo, económico y de sustento; justicia para los sobrevivientes y sus hijos; y el fin de la impunidad de los perpetradores.

Además, este enfoque hace una llamada de atención en la formación de los proveedores de servicios, incluidas organizaciones civiles locales e internacionales, para garantizar asistencias de alta calidad para los supervivientes.

En este día, fomentamos la solidaridad con las personas que han sobrevivido a la violencia sexual en los conflictos y sufren los diversos estigmas que se derivan de este tipo violencia, como ser asociadas con grupos armados o terroristas o haber tenido hijos fruto de la violación a manos del enemigo.