Hoy se conmemora el Día Internacional del músico

REVISTA110.- Este 22 de noviembre se conmemora el Día internacional del músico para festejar a todos aquellos que de alguna u otra forma se relacionan y conocen sobre música.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) estableció este día en honor a Santa Cecilia, a quien el Papa Gregorio XIII la declaró Patrona de los Músicos, en 1584.

Aunque indican que no sabía tocar ningún instrumento, sí se divulgó una historia en donde Santa Cecilia, justo el día de su boda, se dedicó a cantarle a Dios, mientras los músicos tocaban en su celebración.

Esta celebración se inició un 22 de noviembre con un festejo realizado en la localidad francesa de Evreux (Normandía), con un torneo de compositores. Desde 1695 se comenzó a celebrar en Edimburgo (Escocia) con cierta regularidad el Día del Músico/a.

Posteriormente, también lo hicieron Alemania, España y Francia. En América Latina esta tradición de realizar una fiesta empezó en Río de Janeiro (Brasil) entre 1919 y 1920, y se extendió al resto de América.

La música ha acompañado a la humanidad durante mucho tiempo. Tiene sus raíces en la prehistoria hace más de 30,000 años cuando el hombre, intentando imitar los diferentes sonidos de la naturaleza, tocaba flautas de hueso, instrumentos de percusión y birimbaos. En esa época, la música tenía que ver con rituales de apareamiento y trabajo colectivo.

En el mundo antiguo, en Egipto por ejemplo, la música estaba destinada a los sarcedotes. En Grecia, su valor era inconmensurable, formando parte de su mitología; recuerda incluso que Euterpe, una de las nueve musas, era la diosa de la música. Otro personaje, Orfeo, era capaz de calmar a las bestias con su lira. En Roma, la música tenía un papel trascendental en los teatros romanos.

En la Edad Media estaba relacionada con la Iglesia, y en menor medida con eventos profanos en círculos aristocráticos. Estuvo caracterizada por los cantos gregorianos y la música monódica profana por parte de juglares y trovadores.

La música, como toda manifestación artística, es un producto cultural con múltiples finalidades, entre otras, la de suscitar una experiencia estética en el oyente, la de expresar sentimientos, emociones, circunstancias, pensamientos o ideas, y cada vez más, cumplir una importante función terapéutica a través de la musicoterapia.