Hay gente que se cree capaz de juzgarlo todo

Julio Hazim

REVISTA 110.- SANTO DOMINGO.- Hay personas diferentes entre sí por su capacidad de trabajo, talento, inteligencia, sabiduría y sacrificio. Ciertas virtudes producen envidia a vagos, mediocres y parásitos.

Pero esas diferencias no justifican que algunos se crean impolutos o pequeños dioses, con egos tan grandes que no caben en sus cuerpos.

Algunos de ellos que no han sido reconocidos como líderes se han organizado y algunos llegan al punto de creer que están por encima de los demás. En la política y en las profesiones las cosas son diferentes.