Harina hecha de piel de Chinola puede contrarrestar el daño de una mala dieta

REVISTA110.- Investigadores en Brasil revelaron a través de un estudio realizado en ratones que comer harina hecha de piel de Maracuyá o Chinola puede contrarrestar el daño de una mala dieta.

El estudio ha sugerido que comer una harina hecha de cáscara de maracuyá puede evitar que los ratones se vuelvan gordos.Los ratones se atiborraban de alimentos grasos durante 10 semanas en un laboratorio, sin embargo, algunos también fueron alimentados con la piel molida de la fruta exótica y los resultados mostraron que los roedores tenían un 22% menos de grasa corporal.

El equipo dividió a 24 ratas en tres grupos: uno de ellos recibió una dieta de control durante todo el estudio.Los otros dos grupos fueron alimentados con una dieta alta en grasas para hacerlos obesos. Más de un tercio de su comida era manteca, mientras que el grupo de control no tenía manteca.

En la marca de seis semanas, algunas ratas en la dieta alta en grasas también recibieron harina de cáscara de maracuyá.Estas ratas tenían menos grasa al final del estudio, según los hallazgos publicados en la revista Nutrition Research.

Las ratas fueron sacrificadas y se tomaron tejidos de su grasa e hígado, así como muestras de su sangre, para analizarlas.Los resultados mostraron que las ratas alimentadas con harina tenían niveles más bajos de proteínas llamadas citocinas, que promueven la inflamación.

Los investigadores en Brasil dijeron que la cáscara es una fuente de fibra sin explotar, que ayuda con la pérdida de peso en humanos.

Se ha demostrado que el nutriente limita la cantidad de grasa y azúcar que se absorbe de los alimentos y suprime el apetito.

Esta ruta es rica en antioxidantes, que reducen la inflamación que desempeña un papel en el camino hacia afecciones relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2.

Los investigadores de la Universidad de Campinas, São Paulo, dijeron: «La harina de cáscara de maracuyá es un desperdicio de la industria del jugo de maracuyá».

El estudio se realizó en ratones y, por lo tanto, no se puede aplicar a humanos. A pesar de esto, los investigadores dijeron que los efectos positivos de la fibra dietética en humanos son evidentes.