Guillermo Caram exhorta a partidos opositores escoger candidatos idóneos

REVISTA110.-SANTO DOMINGO.-El vicepresidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), ingeniero Guillermo Caram, exhortó a los partidos opositores escoger candidatos idoneos para los próximos comicios del 2020.

El también exgobernador del Banco Central, dice «que no es posible que se siga incurriendo en el relajamiento de candidaturas» y niega que sea posible seguir repitiendo errores y llegando a la ridiculez de considerar que basta autoproclamar(se) candidatos para atraer electores y autovalorizarse políticamente, desmeritando las investiduras postuladas.

Agregó que todo ello perjudica un ejercicio político responsable. De igual modo, refiere que los partidos políticos deben cuidarse de postular candidatos permeables, asociados a estrategias electorales realistas, diseñadas en función de encuestas y criterios objetivos.

Caram expresa que los candidatos no deben ser improvisados sino probados. revestidos de energía y con la valentía, templanza y experiencias adecuadas para decidir y llevar a cabo las acciones rigurosas que se necesitan para encarar las urgencias sociales y riesgos económicos.

De acuerdo al dirigente politico «los candidatos tienen que ser orgullosamente coherentes con la identidad de las ideologías que han abrazado, con el historial de la organización que han formado parte y con las ejecutorias y realizaciones que han alcanzado cuando le ha tocado la oportunidad de gobernar».

En ese sentido indicó los candidatos deben ser capaces de concitar apoyos y concertaciones de fuerzas activas de la nación, desde sus prójimos, aunque se hayan separado, hasta de organizaciones discrepantes.

Señala que solo con candidatos así, la oposición podrá convencer con entusiasmo al electorado, sobre todo al independiente no partidista, a la mayoría silente, hasta lograr el vuelco a su favor de la mayoría de los 7.5 millones de electores que se esperan en las próximas elecciones; constituida por 3.75 millones que supera significativamente los casi dos millones de burócratas y subsidiados atados al voto gubernamental.