Experta de la ONU dice abuso sexual de personas mayores debe ser expuesto y denunciado

REVISTA110.- La experta de la ONU, Rosa Kornfeld-Matte, sostuvo que el abuso sexual y la violación de personas mayores es un tema que rara vez se discute, sin embargo es una realidad de la que el mundo debe estar atento y debe ser expuesto y denunciado.

Según Kornfeld-Matte, dijo los casos sospechosos de abuso rara vez se detectan o denuncian, incluso cuando se producen señales claras de advertencia.

“El abuso sexual y la violación de personas mayores sigue siendo un tabú. Se mantiene en gran medida sin ser reportado y no detectado y por lo tanto invisible. Con el envejecimiento de nuestras sociedades, se espera que este problema crezca dramáticamente. Sin embargo, sin suficientes datos, estadísticas y estudios, no tendremos ni siquiera una estimación de las dimensiones involucradas”, aseguró la experta sobre el disfrute de todos los derechos humanos por parte de las personas mayores.

Agregó que  uno de los desafíos del abuso sexual es la perpetuación del mito de que los extraños son quienes los cometen. Lamentablemente, la mayoría de los abusadores son miembros de la familia, parientes u otros confidentes típicamente en posiciones de cuidado.

Indico que el mito se sustenta en una actitud social que no acepta el concepto de sexualidad en la edad avanzada, y por lo tanto la idea de que una mujer mayor puede ser atacada porque es una mujer.

Otro desafío del abuso sexual de personas mayores que citó la experta es que las pruebas forenses y otras pruebas criminales puede perderse por compasión errónea o vergüenza de otras personas que desean hacer que la persona mayor se sienta cómoda en lugar de llamar a la policía.

La experta, cuya declaración llega por el Día Mundial de Concientización sobre el Abuso de Ancianos que se conmemora cada 15 de junio, asegura que no solo los familiares y confidentes, sino también el personal de los hospitales y centros de atención deben estar al tanto de la existencia de la agresión sexual y que es su deber como proveedores de atención informar de la presunta o presunta agresión sexual de manera oportuna.

«Se necesita más educación, capacitación, así como datos e investigación para abordar las brechas de conocimiento en torno a la incidencia, los niveles de información, la naturaleza de las investigaciones, las respuestas necesarias para ayudar mejor a la víctima y las intervenciones necesarias para prevenir la agresión sexual», concluyó.