Estudio sugiere que comer comida casera protege de químicos relacionados al cáncer

REVISTA110.- Los científicos del Instituto Silent Spring descubrieron que las personas que comían comidas caseras con más frecuencia tenían menos químicos relacionados al cáncer conocidos como sustancias perfluoroalquiladas (PFAS).

Estos productos químicos se pueden encontrar en muchos lugares del medio ambiente y en los alimentos especialmente en el empaque de ciertos productos, como los envoltorios de comida rápida y las bolsas en las que se cocinan las palomitas de maíz.

De acuerdo al estudio cocinar en casa puede reducir su exposición al PFAS, lo que ayuda a proteger contra ciertos tipos de cáncer y problemas de tiroides, a la vez que garantiza que haya más nutrientes en cada bocado que se ingiera.

La exposición a estos productos químicos, que no se descomponen en el medio ambiente o el cuerpo, se ha relacionado con una peor fertilidad, colesterol más alto, alteraciones hormonales y del sistema inmunológico, colesterol más alto y mayores riesgos de cáncer.

Los científicos de Silent Spring usaron datos sobre los hábitos alimenticios y los niveles sanguíneos de PFAS en más de 10,000 estadounidenses para determinar qué patrones de alimentación eran mejores y peores para las exposiciones a PFAS.

Las personas que comieron en restaurantes de cualquier tipo habían tenido con mayor frecuencia niveles más altos de PFAS flotando alrededor de sus cuerpos.

Aunque no analizaron el empaque en sí, los investigadores sospechan que mientras más envoltorios y empaques toquen sus alimentos, más PFA se colaron en lo que come