Encuentran a un hombre culpable por traficar 16 kilos de cocaína en ajíes que importó desde RD

REVISTA110.-NUEVA YORK.- Un jurado de la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, declaró culpable este jueves al importador dominicano Humberto Báez, de 50 años de edad, quien traficó 16 kilos de cocaína en un cargamento de ajíes verdes picantes (chiles) que importaba desde la República Dominicana.

Báez, tenía el negocio de importaciones en Lancaster, Pensilvania, donde también residía, y trató de transportar la droga de un almacén en Florida, al puerto de la bahía red Hook en Brooklyn.

A pesar de las abrumadoras evidencias en su contra, desafió a los fiscales yéndose a un juicio que duró dos semanas.

Los fiscales dijeron que Báez,comenzó en 2016 a maquinar para traer drogas a Estados Unidos, junto con cómplices en la República Dominicana y Estados Unidos. Los federales recibieron confidencias de las operaciones de Báez y le infiltraron un encubierto.

Desconociendo que trabajaba con un delator del Gobierno, Báez, aceptó una propuesta del encubierto para llevar la droga mezclada con los ajíes al puerto comercial de Red Hook en Brooklyn.

Los dos hicieron simulacros, enviando contenedores llenos solamente con ajíes a Brooklyn, para que aparentar que el negocio de ellos, era legítimo.

Los fiscales alegan que en febrero de 2018, Báez alertó a su presunto cómplice, de que 16 kilos de cocaína ocultos en un cargamento de cajas de cartón llenas del ají picante, a los que llamaban “tomates maduros”, llegaron a la Florida desde la República Dominicana.

Báez instruyó a su cómplice para transportar la cocaína hasta su almacén Pensilvania, pero el primero de marzo de ese año, los federales allanaron el almacén en Florida y arrestaron a Báez en Manhattan ese mismo día.

La sentencia a Báez, fue programada para el 23 de junio de este año y enfrenta un máximo de cadena perpetua y un mínimo de 10 años en la cárcel.

El abogado de Báez, Larry Herrmann, dijo que estaba decepcionado con el veredicto y planea apelar. “Este era un hombre de negocios legítimo sin antecedentes antes de que el informante lo estafara durante años”, añadió el defensor de Báez.