EE.UU aprueba regla que dificulta visas y green cards a migrantes que reciben ayudas públicas

REVISTA110.- EE.UU.- El Gobierno del presidente Donald Trump, ha publicado este lunes la regla largamente anunciada que refuerza la capacidad de sus funcionarios para denegar visados, tarjetas de residencia y, por extensión, la ciudadanía a aquellos inmigrantes que se hayan beneficiado de ayudas sociales.

La medida entrará en vigor el 15 de octubre y no tendrá valor retroactivo. De acuerdo a los datos se verán afectados aquellos inmigrantes que reciban ayudas públicas durante más de 12 meses dentro de un periodo de 36 meses.

Si alguien recibe dos ayudas durante un mes, contará como dos meses. La definición de ayuda se ha ampliado además para incluir el seguro médico Medicaid, las ayudas a vivienda, y las de alimentos bajo el programa SNAP.

Tras la publicación del primer borrador el otoño pasado, el Departamento de Seguridad Nacional recibió 266.000 comentarios (el triple de lo habitual), y finalmente introdujo algunos cambios: por ejemplo, las mujeres no se verán afectadas durante su embarazo o hasta 60 días después de dar a luz.

Además, el subsidio para rentas bajas de Medicaid (Part D) no contará como ayuda pública. Y aquellos beneficios recibidos por niños y jóvenes de hasta 21 años tampoco ser verán afectados.

Quedarán fuera también la asistencia médica de emergencia, los programas de comida en escuelas, la adopción, los préstamos estudiantiles, las hipotecas, los comedores públicos, los albergues para personas sin hogar, y la ayuda tras catástrofes.

El director en funciones del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés), Ken Cuccinelli, en rueda de prensa esta mañana ha mencionado el ejemplo de uno de sus abuelos, que esponsorizó la llegada de dos familiares y «se aseguró de que aprendieran inglés para poder trabajar».

«Mi familia se esforzó porque pudieran hacer frente a sus necesidades» y «no requiriesen la ayuda del Gobierno». 

Unas 550.000 personas solicitan cada año una tarjeta de residencia, de los que 380.000 serán objeto de esta nueva revisión, según la agencia de noticias The Associated Press.