Confirman penas de 30 y 20 años de prisión a hermanos Lara condenados en asesinato regidor Catalino Sánchez

REVISTA110.- SANTO DOMINGO ESTE.- La Corte de Apelación de la provincia Santo Domingo, confirmó las condenas de 30 y 20 años de prisión a hermanos Bennys y Rafael Lara, encontrados culpables en primera instancia en el asesinato del regidor perremeísta Catalino Sánchez, en un suceso ocurrido en septiembre de 2016.

La decisión de la Primera Sala, dada a conocer este jueves ocho de agosto, fue en respuesta a un Recurso de Apelación interpuesto por los dos justiciables, el pasado cuatro de julio de año en curso, por vía de sus representantes legales, los letrados Miguel W. Canela y Evaristo Contreras Domínguez.

La apelación fue a la sentencia número 54804-208-SEEN-00192, de fecha 21 de marzo del 2018, emanada por el Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo.

La Primera Sala de la Corte de Apelación, presidida por la jueza Pilar Antonia Rufino Díaz y compuesto además por Juliana Morfa Ramírez y el juez suplente Maximo C. Saint Hilaire (miembros), consideró que la decisión del Segundo Colegiado fue “justa y fundamentada en derecho”, por lo que confirmó en todas sus partes la decisión recurrida.

El fallo de la Corte, el cual fue prorrogado el 18 de julio del año en curso, eximió a los recurrentes del pago de las Costas Penales del proceso.

Los hermanos Benny y Rafael Lara fueron condenados la noche del 21 de marzo del 2018, a 30 y 20 años de prisión respectivamente, al ser encontrados culpables en el asesinato del regidor por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), Catalino Sánchez.

El concejal Catalino Sánchez fue asesinado de un balazo a la cabeza, la noche de jueves ocho de septiembre del 2016, cuando se encontraba jugando dominó en la casa de su hermana en el sector Los Prados de San Luis, en este municipio.

El pistolero, supuestamente, le dijo al amigo que jugaba con el regidor Sánchez, que no era a él a quien buscaba, sino al concejal, y a seguidas le disparó una bala que le atravesó la cabeza y lo mató en el acto.