Comida “Chatarra” comienza a pasar factura en la salud de la población

Revista 110, Santo Domingo. – Las presidentas de las sociedades médicas de cardiología y Endocrinología manifestaron este miércoles, que la invasión de comida rápida en la Republica Dominicana ya comienza a pasar factura en la salud de la población.

Según la doctora Claudia Almonte, presidenta de la Sociedad de Cardiología, la enfermedad cardiovascular es la segunda causa de muerte en el país, después de los accidentes de tránsito y según estadísticas del Instituto de Patología Forense es la responsable del 37% de las muertes en el país.

“Ese aumento del sobrepeso y la obesidad en la niñez y en la adolescencia está siendo acompañado de un aumento de los casos de diabetes mellitus tipo dos que en el pasado eran más frecuentes en las personas adultas, después de los 45 años.

“Hoy en día estamos viendo más jóvenes diagnosticados con enfermedades como la diabetes tipo uno. Un niño que desarrolla diabetes será un futuro cardiópata muy joven, antes de los 20 ó 30 años”, advirtió la doctora Jacquelin Díaz, presidenta de la Sociedad Dominicana de Endocrinología.

Por si fuera poco, el 32% de los dominicanos es hipertenso y el 13.45% diabético o pre diabético, según el último estudio del Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN) en colaboración con la Universidad Iberoamericana (Unibe).

En tanto , Almonte explicó está llenas de pacientes mixtos que padecen hipertensión o cardiopatías y que aunado con la diabetes aceleran el proceso de arteriosclerosis y de enfermedad coronaria, responsables de provocar infartos.

“Ya no sólo estamos viendo los pacientes añosos, estamos viendo pacientes jóvenes de 20 y tantos años con hipertensión, así como pacientes de 30 y 40 años con infartos de primera vez. Por eso, las sociedades de Nutrición, Cardiología y Endocrinología se han unido para llevar la voz de alarma y exhortar a la población a adoptar hábitos saludables como alimentarnos correctamente a base de vegetales, ensaladas, disminuir el consumo de la sal y el azúcares…”,

Almonte deploró que la publicidad masiva de comida chatarra sea promovida, incluso por parte de entidades bancarias que ofrecen un incentivo económico a cada tarjetahabiente por el consumo de estos productos. “¿Por qué no incentivan hábitos saludables como una inscripción en un gimnasio, un porciento en vegetales en un supermercado?, eso es lo que debe incentivar”.

Ambas especialistas saludaron que la Cámara de Diputados aprobara el proyecto de Ley que modifica la Ley General de Salud para advertir a los consumidores que las comidas procesadas tienen un alto contenido calórico, bajo valor nutricional y provoca obesidad, problemas cardiovasculares y diabetes.

“Todo está basado en que toda la literatura mundial ha demostrado con estudios que el cambio en el estilo de vida, o sea, que hábitos de alimentación saludable y el ejercicio, no solamente pueden prevenir la enfermedad cardiovascular, sino que pueden prevenir el paso de prediabetes a diabetes y a los diabéticos, no sabemos en qué punto puede revertir la enfermedad o evitar el uso de muchos fármacos e insulina”, explica Díaz.

Agregó que con esta campaña de prevención las tres sociedades buscan concientizar a la población de que están a tiempo de prevenir los factores de riesgo que desencadenan la enfermedad cardiovascular a futuro, incorporando sencillos hábitos como hacer actividad física, incrementar el consumo de frutas y vegetales, reducir el consumo de bebidas azucaradas, evitar el cigarrillo, entre otros.

“Con esto se van a reducir los gastos en internamiento, las discapacidades y se eleva la productividad. Seremos un país más rico, vamos a gastar menos y vamos a producir más”.

Almonte y Díaz pidieron al Estado regular el consumo de los alimentos procesados con medidas sencillas como el etiquetado frontal que utilizan países como Uruguay, invertir en campañas de prevención, investigación y en la habilitación de espacios seguros para la práctica de deporte y ejercicios. Asimismo, instaron a las familias a llevar alimentos saludables a sus despensas y neveras y evitar la sobreexposición de sus hijos a las pantallas para reducir el sedentarismo. Almonte dijo que los hombres a partir de los 40 años y las mujeres en la edad de la menopausia deben realizarse una evaluación cardiovascular, la cual debe adelantarse si se trata de una persona que fuma, es obesa o tiene antecedentes familiares de hipertensión o diabetes.