Chile dará tratamiento gratis para prevenir VIH

 

Revista 110, Chile. – Las autoridades chilenas anunciaron que, a partir de enero del 2019, ese país comenzara a repartir el tratamiento de prevención contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), tratamiento que ha tenido buenos resultados en países desarrollados.

Se trata de la profilaxis previa a la exposición mejor conocida como Prep, que es una pastilla que se comercializa en Estados Unidos desde el año 2012 por la farmacéutica Gilead Sciences, y que es utilizada para la prevención del Virus.

Tres años después la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a recomendar su uso para prevenir el VIH entre los colectivos con alto riesgo de contraerlo, como los homosexuales, los hombres bisexuales y sus parejas femeninas, los trabajadores sexuales o las parejas de alguien infectado con este virus.

Ciudades como Londres, San Francisco y Nueva York registran cada vez un menor número de nuevos contagios de sida y los expertos atribuyen gran parte de este logro la Prep.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés), una dosis diaria de la PrEP consigue reducir en más del 90% las posibilidades de contraer el VIH a través del sexo o en un 70% por el uso de agujas no esterilizadas o utilizadas por múltiples personas.

La PrEP contiene Emtricitabina y Tenofovir, dos medicamentos que también se emplean en los antirretrovirales porque consiguen reducir la cantidad del virus en la sangre y le impiden multiplicarse.

No funciona como vacuna, ya que no genera anticuerpos sino, que es necesario su ingesta diaria para que la emtricitabina y el tenofovir estén presentes en la sangre al momento del contagio y eviten que el VIH se establezca en el organismo, explican los CDC en su página web.

No obstante, la PrEP no es para todos. Antes de empezar a tomarla, se debe descartar que el paciente ya esté infectado con el virus. También es necesario verificar el buen estado de los riñones y el hígado, ya que la pastilla puede provocar trastornos en estos órganos.

Los expertos recomiendan limitar su uso a quienes estén en un claro riesgo de contraer el VIH, ya que el tratamiento puede conllevar efectos secundarios como náuseas, malestar estomacal o dolores de cabeza y, en casos más extremos, acumulación de ácido láctico en la sangre.

Tampoco es 100% infalible. Si bien son raros, existen al menos cinco casos de personas que contrajeron el VIH pese a estar tomando Truvada y dos casos más en los que no se pudo descartar por completo que los pacientes hubiesen adquirido el virus antes de comenzar a tomar la pastilla, según recoge el portal especializado en sida Aidsmap.