Cartero ecuatoriano acusado de violar adolescente fue golpeado en cárcel de Queens

REVISTA110.- NUEVA YORK.- Carlos Medina, un cartero ecuatoriano del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS), acusado de violar a una adolescente de 12 años de edad fue golpeado por otros presos a su llegada a la cárcel de Rikers Island en Queens, denunció su abogado Alexander Sánchez, en la audiencia de instrucción de cargos ayer miércoles en la Corte Suprema Estatal de El Bronx.

“Lo golpearon a pesar de que estaba bajo custodia protectora. No lo golpearon muy severamente, pero lo atacaron”, dijo el abogado.

A Medina, de 51 años de edad y que se declaró “no culpable”, le fue impuesta una fianza de $100, 000 dólares, aunque los fiscales pidieron $750,000 y el juez le ordenó regresar a la corte el 14 de febrero de 2020, que es día de San Valentín.

El cartero al enterarse de que era buscado con una imagen suya captada por una cámara de seguridad rodando en los medios y redes sociales, se excusó en el trabajo para no asistir, diciendo que tenía problemas familiares y se afeitó la barba que usaba.

El abogado defensor, culpó a los reporteros por la amplia cobertura del caso, diciendo que ello motivó los golpes que el acusado recibió en la prisión.

“Él no tiene antecedentes penales. Lleva décadas trabajando para el servicio postal y ha trabajado en el Departamento de Educación. No hay ningún tipo de evidencia médica reportada en este caso. No hay ningún tipo de evidencia de ADN”, agregó el jurista.

Medina, fue acusado formalmente por cargos de agresión sexual depredadora contra una niña, violación, personificación criminal y delitos relacionados, y enfrenta hasta 25 años de prisión a cadena perpetua si es declarado culpable del cargo más grave.

El supervisor, la novia y el hermano de Medina estuvieron en la corte durante la lectura de cargos.

El Ministerio Público dijo que el ataque sexual a la adolescente ocurrió el 4 de enero de este año en un edificio de la avenida Elder en el vecindario Soundview. La muchacha que lo acusa es residente en Connecticut, y estaba saliendo con amigos cuando el sospechoso se acercó, mostró una placa, se identificó como un policía y la convenció de que se subiera a su Toyota color azul, tipo SUV, alegan los fiscales.

Medina supuestamente llevó a la menor a un motel en el sector Pelham Bay, donde la agredió sexualmente antes de dejarla ir.

La fiscal auxiliar dijo que si Medina es condenado, enfrenta una sentencia de 25 años a cadena perpetua y un récord permanente en el Registro Estatal de Delincuentes Sexuales.