Autoridades japonesas imponen nuevas reglas a luchadores de sumo

REVISTA110.- JAPON.-  Las autoridades japonesas han impuesto nuevas reglas para los luchadores de sumo, con la que instan cuidar la apariencia e higiene personal durante las competiciones.

Entre las prohibiciones figuran no dejarse crecer la barba, el uso de tatuajes y las uñas largas, reveló un portavoz de la asociación de sumo (JSA) a la AFP.

Algunos luchadores supersticiosos rechazan abandonar el bigote, los collares, o la barba de tres días en los torneos, convencidos de que ello les dará suerte, pero la JSA no permitirá más esas prácticas.

El sumo es la disciplina de mayor arraigo en Japón, cuyos orígenes se remontan a hace más de 2.000 años. Pero esa tradición supone a veces para el sumo críticas por la rigidez de las normas.

La mujeres, por ejemplo, consideradas «impuras», no están admitidas en el dojo, la superficie circular del combate, considerada un lugar sagrado. La inflexibilidad del mundo del sumo en este punto desencadenó un escándalo el año pasado cuando mujeres médicos y enfermeras acudieron al dojo a socorrer a una persona.

A pesar de la gran cantidad de rituales sintoístas previos y posteriores a los combates, las reglas en sí son pocas y no son complejas:

  1. El primer luchador en tocar el suelo con alguna parte de su cuerpo a excepción de la planta de sus pies queda eliminado.
  2. El primer luchador en hacer contacto con el exterior del círculo de lucha (ya sea con sus pies o cualquier otra parte de su cuerpo) queda eliminado.
  3. Un luchador que utiliza una técnica ilegal o kinjite, como golpear en los ojos, estrangulaciones, tirar del pelo, puñetazos, luxaciones articulares u otras, queda eliminado.
  4. Si un luchador pierde el mawashi (única vestimenta utilizada durante un combate de sumo), queda eliminado.