Ana Julia Quezada: «Solo quería que se callara. No quería matar al niño»

REVISTA110.-ESPAÑA.- La segunda jornada del juicio contra la dominicana Ana Julia Quezada, acusada de matar al pequeño Gabriel Cruz, hijo de quien en el momento era su pareja,  ha comenzado este martes por la mañana con la confesión del asesinato.

Quezada respondió de forma afirmativa a la pregunta de la fiscal Elena Fernández Lora, quien, de forma directa, le ha espetado si «dio muerte al hijo de su pareja sentimental».

A la cuestión de si se declara culpable o inocente, ha indicado que «inocente» y ha advertido de que solo responderá a la Fiscalía y a su defensa. 

En ese orden relató cómo llegaron a la finca, abrieron el portón y estacionó el vehículo junto a la casa y la alberca. «El niño se baja y se queda por allí dando vueltas por el jardín. Yo me bajo, quito la alarma con el dispositivo. Levanto las persianas, abro las puertas. A continuación, entró Gabriel por la habitación del medio, cuya puerta estaba abierta para ventilar, que da a la zona de la pérgola y una pequeña alberca», ha contado. Entonces vio a Gabriel con el hacha.

«Vi a Gabriel con un hacha. Le dije: ‘Déjala que te puedes hacer daño’. Empezó a gritar: ‘a mí no me mandas que no eres mi madre. Eres negra, fea, tienes la nariz fea, no quiero que estés con mi padre. Quiero que mi padre se case con mi madre. Quiero que te vayas a tu país’. Chillando todo eso. Yo simplemente le tapé la boca, no quería hacerle daño al niño. Solo quería que se callara. No quería matar al niño», ha declarado Quezada.

La sesión de este martes se alargará por la mañana y la tarde, porque van a declarar 10 personas más. Entre ellas, cuatro familiares directos de Gabriel: sus padres, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, su prima Mabel, y Carmen Sicilia, abuela del niño de ocho años. Lo harán a puerta cerrada, sin presencia de prensa ni señal de televisión. También separados por un biombo: la familia ha pedido no tener contacto visual en ningún momento con Quezada.

La hija de Quezada, que también declara este martes por videoconferencia desde Burgos, ha pedido que la cámara no enfoque a su madre porque no quiere verla.

El proceso judicial arrancó ayer lunes bajo una gran expectación mediática con la conformación del jurado y la lectura de los informes previos por parte del ministerio fiscal, la acusación particular y la defensa de la principal acusada. El abogado de la familia de Gabriel aseguró que el menor estuvo agonizando entre 45 y 90 minutos desde que su presunta asesina le propinase los primeros golpes hasta que le asfixiara.

Se recuerda que el hecho ocurrió el 27 de febrero de 2018 cuando Ana Julia Quezada sorprendió al pequeño que iba a jugar con sus primos cerca de la casa de su abuela en Níjar (Almería) y le convenció para que subiese al carro y la acompañe a pintar la finca de Rodalquilar.