Alejandro Giammattei, el nuevo presidente de Guatemala, encara el desafío de reducir pobreza, corrupción y violencia

REVISTA110.- GUATEMALA.-  Alejando Giammattei, quien este domingo fue elegido como nuevo presidente de Guatemala para el periodo 2020-2024, encara el desafía de reducir la pobreza, la corrupción y la violencia tal y como lo prometió en su campaña.

Giammattei, un médico de 63 años que se moviliza en muletas por padecer esclerosis, ganó ampliamente el domingo el balotaje a la ex primera dama socialdemócrata Sandra Torres.

Escrutado el 99,73% de los votos, el presidente electo tenía el 57,95% de los votos frente al 42,05% de Torres, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que calificó los resultados de «irreversibles».

La baja participación marcó la elección y, según datos preliminares del TSE, el abstencionismo ronda el 57%.

Los objetivos a cumplir por Giammattei son enormes, tomando en cuenta que la pobreza afecta a 59% de los 17,7 millones de guatemaltecos y la violencia deja unos 4.500 muertos anualmente, siendo los principales factores que motivan la migración, según expertos.

El próximo mandatario ha evitado profundizar sobre el acuerdo firmado a fines de julio por el gobierno de Morales con Estados Unidos para convertir a Guatemala en «tercer país seguro», lo que implica recibir a migrantes que buscan pedir asilo en el país norteamericano.

La presidencia de Giammattei se inaugurará sin el acompañamiento que ha dado desde 2007 la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente adscrito a la ONU que apoyó la revelación de casos de corrupción de alto impacto, que llevaron incluso a la renuncia en 2015 del entonces presidente Otto Pérez.

El nuevo mandatario asumirá su cargo el 14 de enero próximo y sustituirá en el poder a Jimmy Morales, cuyo Gobierno se propuso como una de sus prioridades reducir la criminalidad en el país.