Acusan a dominicanos de traficar drogas a través una tienda de dulces falsa

REVISTA110.- NUEVA YORK.- Agentes federales anti drogas y policías locales, capturaron a seis dominicanos liderados por Ariel Tavarez (Mike), de 38 años de edad y los acusaron de pertenecer a una narco banda que traficaba heroína y cocaína por mensajes textos a través de una tienda de dulces falsa conocida como “Mike´s Candy Shop” en Manhattan.

Tavarez, quien fue detenido junto a otros cinco integrantes de la banda, Christian Báez, Luis Mesón, Gregory Martínez, Kevin Grullon, y Jeffrey Ureña, todos, acusados formalmente ayer jueves en la Corte Federal del Distrito Sur, residía en Pensilvania, de donde se desplazaba a Nueva York para estar al frente de las operaciones de drogas.

La investigación dio con Tavarez y su grupo, después que uno de los adictos que le compraba drogas, fue hallado muerto por una sobre dosis de heroína mezclada con cocaína, según el expediente.

Los pedidos de entrega de las drogas eran realizados por mensajes de textos a un número de teléfono centralizado y denominado «Número Candy Shop».
Los clientes se reunían con Báez, Mesón, Grullón y Ureña, que actuaban como mensajeros, para recibir las drogas pedidas.

A diferencia de una tienda de golosinas normal, “Mike’s Candy Shop” operaba siete días a la semana por las noches y hasta el mediodía, entre 6:00 de la tarde a 12:00 meridiano, con excepción de los días festivos más importantes, como Acción de Gracias, Noche Buena y Día del Trabajo.

Los acusados distribuyeron y entregaron docenas de kilos de heroína y cocaína en toda la ciudad de Nueva York, dijeron los fiscales, y evadían el arresto, vendiéndoles a adictos a los que clientes habituales les recomendaban.

De acuerdo a los datos el adicto fallecido, había pedido narcóticos a Tavarez en varias ocasiones, incluido el día anterior a la sobredosis, de la que murió.

El número de teléfono se cambiaba periódicamente por razones de seguridad, y la banda usaba a menudo un lenguaje codificado cuando hablaba de los negocios en contra de la ley.

Los seis son imputados por un cargo de conspiración para distribuir heroína y cocaína. Si son declarados culpables, enfrentan hasta 10 años en la cárcel.