REVISTA110.-CUBA. Después del accidente aéreo del pasado 18 de mayo en el que murieron 112 personas, Cubana de Aviación anunció una reducción de sus vuelos nacionales, sin mencionar las motivaciones de esa decisión.

Una nota oficial de la aerolínea estatal, publicada este miércoles en la prensa local, señala que “fueron cancelados los vuelos con destinos a Camagüey, Moa, Manzanillo, Bayamo y Guantánamo”.

Igualmente fueron “modificados” los vuelos entre La Habana y las orientales ciudades de Holguín y Santiago de Cuba a una frecuencia diaria, de dos que tenían hasta ahora, “excepto los sábados que no se realizarán vuelos” a estos destinos.

“La Aerolínea informará oportunamente sobre posibles restablecimientos de vuelos y rutas”, añadió el comunicado.

El pasado 18 de mayo, un boeing 737-200 de la empresa mexicana Damojh (Global Air), alquilado por Cubana de Aviación para cubrir la ruta Habana- Holguín, cayó poco después de despegar de la capital del país, con 113 personas abordo, de las cuales solo hay una sobreviviente, aún hospitalizada y en estado crítico.

Las autoridades aeronáuticas mexicanas suspendieron temporalmente las operaciones de esa compañía para revisar las medidas de seguridad de sus naves. Cubana de Aviación ya había cancelado vuelos vendidos para días posteriores al accidente.

Del total de personas que viajaban en la nave, 102 eran cubanos -entre ellos cinco niños-, seis tripulantes mexicanos, y cinco pasajeros extranjeros: una pareja de argentinos, una mexicana y dos saharauis.

Cuba justifica el arriendo de naves extranjeras por las restricciones del embargo estadounidense que le impide adquirir aviones y piezas de repuesto, aunque buena parte de sus naves son de fabricación rusa y de otros países de Europa del Este.

RELACIONADO

La única superviviente del accidente aéreo en Cuba evoluciona con estabilidad

 

Se estrella un Boeing 737 de Cubana de Aviación cerca del aeropuerto de La Habana